Hoy hemos hecho una rondita por el centro de Vitoria, aprovechando que queríamos cambiar algunos cromos (sí, aún se hace eso… jeje).
Hemos pasado por el restaurante Zabala (@restzabala) para tomar algo. Cuando he visto salir estos huevos rotos con hongos, casi me he arrepentido de mi elección.
Después ha salido mi secreTako… y me he quedado más tranquilo. Está tan bueno como lo parece.