De vez en cuando rehacemos este viaje que organizamos en unos 4 días, con una escapada en tren a Florencia (en Eurostar, tardas hora y media en llegar).

En esta ocasión, repetimos algunos de los sitios que ya habíamos visitado en otras ocasiones (como el viaje de 2009), pero con algunas particularidades

Para ver

En esta ocasión, hicimos reservas de casi todo lo que íbamos a visitar, especialmente recomendable en los Museos Vaticanos. Además, como viajábamos con 4 peques, reservamos también la AudioGuía Family Tour, que fue un acierto, ya que los peques estuvieron más tiempo en los Museos que los adultos, y disfrutaron y aprendieron más!

Los Foros Romanos y Palatinos se visitan con entrada, que se puede combinar con la del Coliseo… pero conviene reservar un buen espacio de tiempo para ver los dos monumentos.

Para dormir

En esta ocasión encontramos el que posiblemente es el mejor lugar en que nos hemos alojado en Roma: TeichnerSuite, en la plaza San Lorenzo in Lucina, una plaza peatonal junto a la Via del Corso. Dispone de 3 suites amplias y muy bonitas que ocupamos completamente, con lo que tuvimos el hotel completo para nosotros solos!
No tiene una recepción (salvo, evidentemente, al hacer el ingreso), lo que hace que tengas la sensación (como dicen en su página) de vivir por unos días en el centro de Roma.
Junto a la reserva, pedimos también un par de coches para que nos fueran a recoger al aeropuerto, lo que es de agradecer…

Para comer

En esta ocasión encontramos un par de sitios muy interesantes, tanto por la comida como por la ubicación:

  • en el centro de Roma, un pequeño restaurante llamado Spago Al Parlamento. Comimos en una mesa enorme, una pasta realmente rica (dejaos recomendar…) y el trato es muy agradable.
    Está cerca del Palazzo di Montecitorio, sede de la Cámara de los Diputados.
  • cerca de los Museos Vaticanos, L’Isola della Pizza. Estuvimos muy a gusto, a salvo del calor que hacía en Roma, y comimos muy bien. En trato es cordial y cercano, y haríais bien dejándoos recomendar por ellos.

Además, por supuesto, regresamos a los sitios de referencia, como Il Ponentino, en el Trastevere, o Lo Scudo, cerca del Duomo de Florencia. Nos gusta mucho regresar a los sitios que nos gustaron.
Debo decir que cuando visitamos Lo Scudo probé los Fagottini en salsa de pera que son, posiblemente, el mejor plato de pasta que he comido nunca (y he comido muchos y de muchos tipos)