Hemos hecho una escapada a Oviedo, que se nos quedó pendiente cuando visitamos Gijón. Oviedo es una ciudad de interior, de un tamaño que permite visitarla a pie, al menos la parte céntrica.

Para visitar

De entre todas las cosas que se pueden ver, en esta ocasión visitamos:

  • el centro de Oviedo, con algunos sitios realmente bonitos.
  • Santa María del Naranco, creada como residencia de recreo de los reyes asturianos y el Cristo del Naranco, desde el que se puede disfrutar de unas magníficas vistas de la ciudad.
  • EcoMuseo Minero, con la posibilidad de entrar en un túnel en tren minero y conocer el trabajo en la mina.
  • Museo Jurásico de Asturias, cerca de Lastres, especialmente pensado para ver con peques.

Para alojarnos

Estuvimos alojados en Ovida, un aparthotel situado dentro del Complejo Intergeneracional Ciudad de Oviedo, un espacio que comparten turistas, personas mayores dependientes, personas mayores independientes, jóvenes residentes universitarios, jóvenes con algún tipo de discapacidad.
El centro dispone de una piscina cubierta que se puede utilizar siempre que no haya actividades del centro (nosotros no tuvimos problema para hacerlo).

Para comer

No es difícil encontrar sitios donde comer, sea de plato, sea de tapas o raciones. Asturias tiene una gastronomía que merece mucho la pena!

  • Tierra Astur, unas sidrerías (nosotros estuvimos en la de Gascona) con una cocina típica muy buena. Además, disponen de una línea propia de productos de la tierra, así que si te gusta algo… te lo puedes llevar a casa!
  • También comimos en Siete Plazas, un sitio muy agradable para comer en familia.
  • junto al Pozo de San Luis, en la visita del Tren Minero, comimos en un sitio sencillo, pero que merece mucho, mucho visitar.
  • en una escapada a Villaviciosa comimos en La Taberna del Medio, un lugar pequeño pero muy bonito y con una comida riquísima.